Amor, pasión e ilusión. Tres elementos caracterizan Sarmentero, pequeña bodega familiar situada en pleno corazón de la DO Ribera del Duero. 

Años y varias generaciones de viticultores dieron el conocimiento y la iniciativa que Amparo Repiso necesitaba para crear la bodega en 2004. 

Calidad, esfuerzo, cariño y tradición forman parte de los ingredientes principales no sólo del vino, si no también de la bodega.